La tolerancia es un conflicto en diferido y se ejerce desde una postura de fuerza y superioridad.

La tolerancia es, disfrazar y ocultar un rechazo, desde una posición de fuerza y superioridad, es no aceptar a alguien pero permitirle por ahora y durante un tiempo la convivencia, postergando la confrontación en espera de encontrar la oportunidad que legitime ante el grupo mostrar su posición de rechazo y obtener el apoyo necesario que respalde su postura.
Aceptar es, desde una posición de igualdad, respetar las diferencias, permitir la integración y aprender del diferente.